¿QUÉ ES LA BOLSA Y POR QUÉ APRENDER A INVERTIR?
Excelente lectura, te recomendamos leer detalladamente.

En InvestorHouse te acostumbramos a GANAR. Aprende a Invertir con la Única Escuela de Inversiones en México.

Nota: Excelente lectura, te recomendamos leer detalladamente.

Que no te infundan miedo: la inversión en Bolsa es segura y rentable. De hecho, es la más rentable de todas en el largo plazo, según todas las estadísticas. Pese a las noticias que van y vienen, la Bolsa es, por mucho, la número uno en rendimientos de todo el mundo de las inversiones. Las opciones para invertir en Bolsa sobran. Sólo es cuestión de aprender a invertir, acudir a los cursos/seminarios de InvestorHouse en TODO México y poner el miedo en otra parte. En otras palabras, no perder con opciones tradicionales, y acostumbrarse a ganar.

Alrededor del desconocimiento de qué es y cómo funciona la Bolsa, las acciones y otras inversiones, se crean muchas leyendas urbanas y mitos. Entre las más recurrentes está la de que invertir en la Bolsa es cosa de ricos. Otra, muy extendida, es la que sugiere que colocar dinero ahí equivale a jugárselo; como en un casino. También se escucha decir que ganar depende de la suerte, que el riesgo de perder "todo" nuestro dinero es muy alto, que es un mercado de especuladores... y muchos, muchos mitos más.

Todos estos mitos son absolutamente falsos. Con conocimiento del mercado, buena selección de activos, darle tiempo a la inversión para que madure, seguir un método de inversión, tener disciplina, etcétera, la Bolsa es la herramienta histórica número uno en generación de riqueza.

Los números expresan la realidad, y de ella hemos de partir para recomendarte que, de ahora en adelante, dejes de perder dinero en otras inversiones, o al menos minimices tu inversión conservadora y maximices la de acciones, pues la Bolsa es la mejor opción para invertir a largo plazo. Sabiendo esto, y enfatizando que la diferencia de rendimientos entre las opciones tradicionales (como rentas inmobiliarias, cuentas de ahorro en bancos, cetes, o incluso fondos de inversión de deuda) puede ser enorme... en verdad quieres seguir perdiendo dinero en inversiones "seguras", porque te da miedo entrar a un mercado al que consideras "riesgoso"?

Simplemente analiza esto, en los últimos 22 años, de 1991 a 2012, quien invirtió $50 mil pesos en dólares acumuló $235,450 (8.6% anual promedio); en oro $525,573 (13.06%); en cetes mexicanos $862 mil pesos (15.8%) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) $1,779,634 (19.83%) (pasivamente – sin comprar ni vender durante los 18 años), y en la bolsa de Estados Unidos, participando activamente (comprando y vendiendo o contratando a un asesor financiero que maneje tu cuenta, se habría obtenido la cantidad de ¡$8,716,500 pesos! (28.65% anual promedio).

 Inversión inicial de $50,000 pesos
Periodo de 1991 al 2012 (22 años)

Tipo de Inversión

Tasa de Interés
Anual Promedio

Valor Final
de la Inversión

Dólares

8.6%

$235,450

Oro

13.06%

$525,573

Cetes Mexicanos

15.8%

$862,000

Bolsa Mexicana

19.83%

$1,779,634

Bolsa EUA (activamente)

28.65%

$8,716,500

La Bolsa permite en Estados Unidos el retiro abundante de todos aquellos que participan en la bolsa, aparte de que ha convertido a miles de personas en multimillonarios…tal vez por esto Warren Buffet comprando acciones se convirtió en el hombre más rico del mundo, juntando $62 mil millones de dólares en 50 años al 30% anual.

Tomando en cuenta estos números y el dato de que en todas las estadísticas a largo plazo la Bolsa le gana a cualquier otra inversión, es pertinente volver a preguntar: ¿en verdad quieres seguir dejando dinero sobre la mesa, en lugar de animarte a obtener las mejores ganancias, con un poco de educación financiera e información?

Cabe destacar que durante el periodo de inversión que consideramos para los ejemplos anteriores, el mercado accionario mexicano (junto con los mercados de todo el mundo) sufrió varias catástrofes, entre las que destacan la crisis financiera mundial, que inició en Asia y luego se propagó a Rusia y Brasil entre 1997 y 1998; la crisis mexicana de 1994; la burbuja tecnológica que explotó en el 2000; los atentados del 11 de septiembre, y la crisis de las hipotecas subprime en octubre de 2008, y de todas formas arrojó esos rendimientos espectaculares, que sobrepasan con mucho a todos los demás.

Ir a donde está el dinero

Lo mismo pasa con las diferentes Bolsas del mundo (conocidas como "mercados"). A lo largo de los años y décadas, los rendimientos de éstos, a nivel internacional, reflejan una de las reglas básicas en materia de inversiones: a mayor riesgo, mayor rentabilidad. Por ejemplo, de enero a agosto de 2009 las Bolsas que más rendimiento reportaron en términos de dólares son Perú, con 111.13%; Brasil, 92.13%; Indonesia, 90.14%; China, 78.84% y Turquía 75.37%. México ofreció un "modesto" 36.14%.

Todos estos mercados tienen un denominador común: son mercados emergentes, e invertir en ellos implica asumir un mayor riesgo del que significaría colocar el capital en cualquier mercado desarrollado o maduro, como los de Estados Unidos o Europa, cuya volatilidad (tendencia a tener altas y bajas abruptas en determinados periodos) sea menor. Pero también, en concordancia con la citada regla básica de las inversiones, los mercados maduros tienen rendimientos menores. Por ejemplo, el mercado accionario estadounidense, medido por el índice Standard & Poor's, reportó en el mismo periodo un rendimiento acumulado de 11.87%.

En otras palabras, no hay punto de comparación: es mínimo lo que dejan los instrumentos de inversión tradicionales contra lo que arroja la Bolsa en el largo plazo. No obstante, la mayoría de los mexicanos aun no consideran a la bolsa de valores como una inversión, en gran parte por falta de conocimiento.

Invertir en bolsa es una obligación para cualquier persona y esto debe hacerse con el objetivo de incrementar el crecimiento de su patrimonio financiero en el largo plazo, por muy conservador que sea su perfil. De hecho, los expertos recomiendan no excluir de ningún portafolio de inversión la inversión en Bolsa. Ese porcentaje puede hacer la gran diferencia entre una rentabilidad aceptable y una mediocre. Por lo pronto, es un hecho que los instrumentos de deuda (cetes, ahorro en bancos, etc.) son los preferidos de los mexicanos.

El Riesgo es NO Invertir

Esta escasa participación e interés en la bolsa de valores se constata en un dato simple; mientras que en Estados Unidos 60 de cada 100 personas de su Población Económicamente Activa (PEA) tienen inversiones en la Bolsa, en México sólo 35 de cada 10 mil personas participan en este rentable mercado (0.35%).

De hecho, la crisis que aún estamos padeciendo dio más elementos para que algunos inversionistas que ya participaban en el mercado accionario (bolsa), y otros que apenas se estaban animando a hacerlo, salieran despavoridos de la Bolsa y de los fondos de renta variable, ante la volatilidad y rendimientos negativos que la Bolsa reportó de octubre de 2008 a febrero del año en curso. ¿La razón? Desconocimiento del mercado accionario. Y es que, por ejemplo, quién compró acciones de una sociedad de inversión de renta variable (los fondos que invierten parte de sus portafolios en acciones) a $5 pesos, y vendió a $4 por el pánico que le generó la volatilidad y el negro panorama que se presentaba en el corto y mediano plazo, tomó una pérdida del 20%. Sin embargo, si esa persona se hubiera mantenido invertida, habría visto que en menos de seis meses la acción ya había recuperado, e incluso superado el valor que tenía antes de la crisis. Lo que ese inversionista desinformado (y mal aconsejado) hizo, fue convertir en real una pérdida que, de no vender, habría sido sólo virtual.

Generalmente, la gente que nunca ha invertido en el mercado accionario se anima a hacerlo cuando observa periodos de alzas en la Bolsa (del 2003 al 2008 el índice de las principales acciones de la Bolsa en México creció 234%); sin embargo, éstos no son eternos. En el mercado accionario, como en la economía, hay ciclos de expansión y recuperación, que se repiten a lo largo del tiempo. Recordemos que las emisoras de las acciones son empresas cuyo comportamiento de sus ingresos y utilidades dependen (además de la buena o mala administración que tengan) de factores económicos y financieros: crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), inflación, tasa de interés, nivel de empleo, disponibilidad de crédito, tipo de cambio, etcétera.

Quién no entiende y no conoce los ciclos del mercado accionario tenderá a emplear una estrategia de participación equivocada: comprar cuando la Bolsa esté cara y vender cuando esté barata, incurriendo en pérdidas significativas en su patrimonio (hay que hacerlo exactamente al revés). Por cierto, es lamentable que esta predisposición de los inversionistas también suela ser recurrente en los ciclos bursátiles. Por eso se habla de la psicología de los mercados: cuando hay alarma, los inversionistas suelen actuar llevados por el pavor, saliendo en tropel y provocando por ese solo hecho más caídas (en las alzas generalizadas suele pasar al revés: la especulación a veces irracional de muchos, suele provocar burbujas que luego se rompen).

Así que, evita formar parte de esa larga lista de personas desinformadas, ¡APRENDE A INVERTIR! Los que sí conocen el mercado sólo están esperando que los desinformados salgan corriendo para aprovechar y comprar más acciones a precios de ganga. Para ellos las crisis se convierten en oportunidades.

La bolsa es para todos

Así es: para todos, sin excepción. No importa si lo evalúas por edad o por perfil de inversionista (conservador, moderado o agresivo), o por tus ingresos. Por ejemplo, si una persona joven invierte sus ahorros en la Bolsa, en un periodo de 20 o 30 años tendrá los recursos suficientes para financiar su retiro, disfrutando de un nivel de vida abundante. Y si una persona decide invertir para incrementar su patrimonio, por un periodo de cinco a diez años, seguramente logrará más que si utiliza cualquier otra opción de inversión.

Hay quienes destinan el 50% de su dinero a bolsa, a largo plazo, e incluso quienes invierten todo en ella. De hecho, para niños y jóvenes, recomendamos (a través de sus padres, por supuesto) que inviertan en Bolsa el 100% de los recursos que les depositen, puesto que tienen el factor tiempo a su favor y la Bolsa les dará las mejores ganancias a través de los años.

Si bien la Bolsa puede registrar cuantiosas utilidades en un día, éstas se pueden convertir en pérdidas de la misma magnitud al día siguiente. Al mercado accionario hay que darle tiempo. Si se permanece por un plazo considerable, ofreciendo a la inversión la oportunidad de madurar (y, sobre todo, no cayendo en pánico cada que la Bolsa cae), las ganancias pueden ser espectaculares.

Todos los inversionistas deben estar conscientes de que la Bolsa es la que verdaderamente aporta valor exponencial, en el tiempo, a sus inversiones, y por tanto todos debemos participar. Sin embargo, es importante que al tomar decisiones de inversión tengas bien claro lo que quieres. Pero si lo que buscas es incrementar tu patrimonio maximizando rendimientos, la mejor opción es la inversión en renta variable, o sea, acciones en la Bolsa, y lo mejor es hacerlo de manera independiente. Aprender a invertir y convertirse en un inversionista independiente es básico y una obligación para cualquier persona.

Vivir de la Bolsa

Existe otro grupo de inversionistas, aquellos que viven de sus inversiones o utilizan la bolsa para generar sus ingresos. Estas personas, mejor conocidos como "traders" compran y venden acciones activamente, generando altos rendimientos. Por lo general los "traders" son personas altamente educadas en el mundo de las inversiones y conocen muy bien la Bolsa. Este tipo de inversionistas son casi inexistentes en México, sin embargo, en los Estados Unidos y otros paises es común y es considerado una profesión, la cual para muchos es altamente rentable.

Fondos Bursátiles

Para invertir en fondos de inversión indizados a distintos índices bursátiles (fondos que compran todas las acciones de los índices, con esto se cercioran de que el rendimiento sea el mismo que el promedio de la Bolsa), la Bolsa ofrece la opción de los Exchange Traded Funds (ETFs), que son canastas de acciones referenciadas a un índice accionario. Los ETFs son una figura similar a un fondo de inversión, pero con mayores beneficios, ya que su operación es intradía (es decir, en un mismo día se pueden hacer varias transacciones) y sus costos administrativos son más bajos en comparación con una sociedad de inversión normal, aparte de que no existen mínimos para comprarlos.

Pero hay que evitar que las emociones y las recomendaciones de tus amigos te lleven a tomar decisiones precipitadas de compra o venta. La selección de acciones y el determinar cuánto se invierte en cada una, definen desde un inicio el 95% de la rentabilidad de un portafolio. De ahí la importancia de incrementar la cultura y educación bursátil de quienes participan en el mercado accionario. No se trata de comprar sólo porque los precios bajan o una acción esta "barata". Los mejores resultados bursátiles se obtienen con decisiones informadas y conocimiento del mercado. Los mercados accionarios bajan, pero vuelven a subir intermitentemente.

Por ejemplo, quien compró el IPC en octubre de 2008, en la peor etapa de la crisis global, al cierre de julio ya tenía una ganancia acumulada de 33%. Nada mal para un año de crisis global y recesión histórica, ¿no crees?

¿Cómo invierto en bolsa?  
InvestorHouse VS Casas de Bolsa tradicionales.

En InvestorHouse, la única escuela de inversiones en México, creamos inversionistas independientes y les enseñamos y los capacitamos para aprender a invertir de manera independiente, de la misma forma que hacen millones de personas en Estados Unidos y otros países (inversiones en directo sin necesidad de asesores financieros). Esta forma de hacer inversiones abre al público el 100% de las acciones y fondos disponibles en los más grandes mercados accionarios. Además es el único sistema que permite invertir sin mínimos, lo cual abre por fin en México el acceso a los mercados a quienes apenas empiezan.

Como bien lo hemos dicho, en InvestorHouse se trata de estar bien informado, conocer todo acerca del mundo de las inversiones y saber tomar decisiones inteligentes; elementos necesarios para alcanzar la prosperidad. Sin embargo, la decisión más importante es empezar, después de esa decisión estamos nosotros para llevarte paso a paso hasta convertirte en un inversionista exitoso.

Recuerda, la bolsa ahora es de todos!

Sin mínimos, máximos, ni palabras difíciles de entender. ¡APRENDE A INVERTIR CON INVESTORHOUSE MÉXICO!

Bienvenido.

CLICK AQUI PARA VER LAS PRÓXIMAS FECHAS DE CURSOS EN MÉXICO